sábado, 29 de octubre de 2011

helicópteros

de luis astorga, seguridad, traficantes y militares, el poder y la sombra:

cuando cayeron dos helicópteros de la pgr que realizaban acciones antidroga –fumigación de plantíos ilícitos e inspecciones de reconocimiento– cerca de xitopontla, municipio de ahucotzingo, en el estado de guerrero, "fuentes oficiales" señalaron inmediatamente que las naves habían sido derribadas por disparos de ak-47, y que los culpables podrían ser traficantes. una fuente no identificada de la pgr mencionó que se desconocían las causas del accidente. el titular de la feads, mario estuardo bermúdez, indicó que los culpables no habían sido identificados todavía. habló de algunas de las trampas puestas por traficantes, como el tendido de cables para impedir la fumigación de plantíos.

en 2001, helicópteros de la pgr fueron recibidos a balazos en 16 ocasiones; y en otras cuatro tuvieron dificultades al enredarse con los cables. un año después fueron siete y cuatro respectivamente. el estado de guerrero ocupaba el primer lugar en agresiones armadas a esas naves. también en oaxaca, nayarit y sinaloa se habían producido ataques similares en otras ocasiones; sin embargo, de 1997 a 2003 acciones de ese tipo se habían reducido de 30 a 13 por año, en promedio, y desde 1991 ningún tripulante había muerto debido al desplome de las naves. en el caso de los dos helicópteros desplomados en xitopontla, personal de la sedena, de la afi y de la policía estatal se dirigió al lugar para el trabajo de rescate. cinco personas murieron. se dijo que en la zona operaban también grupos guerrilleros del ejército popular revolucionario (epr) y del erpi.

el secretario de gobierno de guerrero, marcelino miranda, dijo que las autoridades del estado esperarían hasta que terminara el peritaje. no hizo referencia al señalamiento de la pgr según el cual las naves habían sido derribadas a balazos por presuntos traficantes. el procurador de justicia de la misma entidad, jesús ramírez guerrero, mostró estar desinformado o hizo creer que lo estaba. el director del servicio médico forense de guerrero, edgar lemus delgado, no observó ninguna huella de impacto de bala en los cuerpos de las personas fallecidas por el incidente. los campesinos de la región dijeron estar preocupados por la presencia de cientos de militares. temían atropellos y violación de los derechos humanos en la búsqueda de los culpables.

el comisario municipal de xitopontla, casimiro benito, el de el carrizo, miguel angel de los santos, y antonio tejeda paredes, secretario municipal de ahuacotzingo, coincidieron en señalar que los helicópteros no habían sido derribados a balazos, sino que habían chocado, según la gente que xitopontla. personas de este poblado dijeron no haber escuchado balazos y mencionaron que uno de los helicópteros había estallado en el aire y el otro se había desplomado. los investigadores de la procuraduría de justicia de guerrero tampoco encontraron evidencia de disparos en las naves caídas. señalaron que los helicópteros tenían adherencias mutuas del mismo tipo de pintura, lo cual hacía suponer que habían chocado.

la procuraduría estatal turnó el caso a la pgr. esta institución modificó su versión posteriormente y, al contrario de lo afirmado por el titular de la feads, bermúdez, según el cual los helicópteros habían sido derribados por traficantes con armas de grueso calibre, el subprocurador "a" de procedimientos, gilberto herrera bernal, señaló que aún no era posible asegurar que esa había sido la causa de la caída de las naves, sino sólo una de las hipótesis más importantes.

mencionó que habría que determinar si los causantes del desplome de los helicópteros eran traficantes o guerrilleros. no descartó la hipótesis de una acción conjunta de esos dos grupos. no hizo referencia a la versión del choque.

abel barrera hernández, presidente del centro de derechos humanos de la montaña tlachinollan, habló del testimonio de dos niños pastores que cuidaban borregos cerca de xitopontla y vieron cuando los dos helicópteros chocaron en el aire. barrera no dio a conocer la identidad de los menores, pero indicó que estarían en posibilidad de declarar ante una autoridad civil. señaló también que ejidatarios de el carrizo le habían comentado que habían sido interrogados por militares. les preguntaron sus nombres y los de quienes trabajaban las parcelas. barrera les aconsejó que declararan sólo ante la autoridad civil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada