miércoles, 19 de octubre de 2011

del miedo

de sergio gonzález rodríguez, el hombre sin cabeza:

¿ante qué se tiene miedo?, me pregunto. en general, ante siete focos al menos: 1) la violencia (bélica, comunitaria, intrafamiliar, de género, étnico-racial, de jerarquía social, policiaca, militar, terrorista, etcétera); 2) la crisis económica (fin de la confianza en el trabajo, la industria, la empresa y el cuerpo asalariado, en el ahorro y la ganancia); 3) el fracaso o decadencia de las ideologías políticas y su redentorismo aquí y ahora, incluso sus derivaciones, como los sindicatos o gremios, el credo populista; 4) la alternidad extrema respecto de lo normativo (migrantes, desposeídos, delincuentes, marginados, prostitutas, travestis, transexuales, sectarios, jóvenes, toxicómanos, presos, alienados, creencias distintas a las comunes, etcétera); 5) la salud física y moral en riesgo (pandemias, o bien, desde el punto de vista de la sanidad intangible, los valores, prestigios, gustos, sensibilidades, usos y costumbres que contradicen lo tradicional o consabido); 6) la invisibilidad del poder (capital, instituciones políticas, partidos, jueces, crimen organizado, narcotráfico, guerrillas, medios masivos de comunicación, etcétera); 7) presencias irreales, sobrenaturales, fantasmagóricas, fantásticas.

el miedo es parálisis o comportamiento autocomplaciente, y los subrelatos del miedo son excrecencias y recursos que impiden o quieren impedir la ruptura de un tejido de significaciones saturado de espanto. el deterioro frente al espejo propio. así, el miedo se vuelve un conductor y gestor del caos, cuyos signos palmarios son la desinstitucionalización (por ejemplo, las corruptelas y la indiferencia, la pérdida de credibilidad y la anarquía), y la proliferación de identidades ciudadanas y cuerpos superexplotados. el vértigo incesante como instrumento político. el hechizo y pánico ante el abismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada