domingo, 27 de noviembre de 2011

"descenderemos ávidos de utópicos enraizamientos"

de leonardo da jandra, tanatomicón:
 
y entonces la desolada tristeza necrofilica ya no sera otra vez un extravio amenazante de morbosos resentimientos. descenderemos ávidos de utópicos enraizamientos buscaremos finalmente la sedutora oscurida tanatizante. surgiran eridas incurables en el tiempo y todos los caminos conduciran al alado suicidio ¿otra vez? pero para que violar los cuestionamientos si con el temor a lo inorado se nos va tambien lo sublime. abramos los diques a lo imposible digamos que el amor es simplemente una fugaz eyaculación sin sentido. para mí y lo digo con una náusea irreprimible los que punan por la cerduna paz de los sentidos son unos maricones incorregibles y la paloma un estúpido animal afeminado cuyo fin es sublimarse en un asado. entendámonos -todo es válido siempre y cuando sea satisfatorio- ¿quién carajos dijo esto? y siendo la mediocridá el doma de las sociedades de nuestro tiempo cómo no gritarrrrrrrrrrrr que no queremos tal vida y que es un derecho inviolable elegir la foria en que hemos de alcanzar la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada