lunes, 26 de septiembre de 2011

mnemosyne (alegorías y posibilidades de construcción del relato del presente)

jacques derrida, memorias para paul de mann:

nunca supe contar una historia. ¿por qué no recibí ese don de mnemosyne? a partir de esta queja y probablemente para protegerme ante ella, una sospecha surge siempre en mi pensamiento: ¿quién puede afirmar que sabe lo que implica una narración? ¿es posible el narrar? ¿o, antes que eso, el recuerdo o memoria que reclama? ¿qué es la memoria? si la esencia de la memoria maniobra entre el ser y la ley, ¿qué sentido tiene preguntarse sobre el ser y la ley de la memoria? hay preguntas que no se pueden plantear fuera del lenguaje, preguntas que no se pueden formular sin confiarlas a las transferencia y la traducción, por encima del abismo. pues requieren caminos imposibles entre un idioma y otro: la frágil resistencia de un lapso.

[...]

si no hay sentido fuera de la memoria, siempre habrá algo paradójico en interrogar memoire como unidad de sentido, como lo que vincula la memoria con la narración o con todos los usos de la palabra histoire (cuento, historia, etc).

paul de mann a menudo enfatiza la estructura "secuencial" y "narrativa" de la alegoría. a su juicio, la alegoría no sólo una forma de lenguaje figurativo entre otros; representa una de las posibilidades esenciales del lenguaje: la posibilidad que permite al lenguaje decir lo otro y hablar de sí mismo mientras habla de otra cosa: la posibilidad de siempre decir algo diferente de lo que ofrece a la lectura, incluida la escena de la lectura misma. esto es también lo que impide toda síntesis totalizadora, la narración exhaustiva o la absorción total de una memoria o recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada